Relación entre nutrición y actividad física

Relación entre nutrición y actividad física

Para conseguir llevar una vida saludable es esencial una correcta relación entre nutrición y actividad física regular. No solo basta con comer sano o realizar mucha actividad física. La simultaneidad de ambos actos será la clave para cuidarnos y evitar futuros problemas de salud.  Hemos de ser capaces de llevar a cabo una dieta que cubra las demandas energéticas de la actividad realizada para mantener un peso adecuado. Una persona que realiza actividad física necesita un aporte de calorías acorde a la frecuencia, a la intensidad y a la duración de la misma.

Es importante saber que los hidratos de carbono son el principal combustible para la contracción muscular mientras que las proteínas deben ser requeridas en función de las actividades físicas de fuerza y resistencia que se realicen. Las grasas, por otro lado, son una perfecta fuente de energía y poseen un efecto ahorrador de glucosa en los ejercicios aeróbicos. Por último, destacaremos los micronutrientes (minerales y vitaminas) como esenciales para evitar estados anémicos o hipovitamínicos.

La buena relación entre nutrición y actividad física está especialmente recomendada durante la infancia y la adolescencia, ya que contribuye a los procesos de desarrollo y maduración de su potencial genético, mejora considerablemente las funciones cardiovasculares y ayuda a una adecuada maduración de las habilidades psicomotrices y del sistema músculo-esquelético. Además, los niños con sobrepeso tienden a tener una baja autoestima, mayores niveles de ansiedad y depresión, y un menor desarrollo de sus funciones cardiovasculares y sus habilidades psicomotrices y del sistema músculo-esquelético.

Para conseguir un estilo de vida saludable, donde prime una adecuada relación entre nutrición y actividad física, no hay nada como la dieta mediterránea. Este tipo de alimentación equilibrada, en la que predominan los alimentos cultivados y obtenidos en la zona mediterránea, como cereales, frutas, verduras, frutos secos, aceite de oliva, pescado y carne blanca, es la mejor alternativa para llevar una vida saludable y protegernos de futuras enfermedades cardiovasculares, cáncer o envejecimiento celular.

El estilo de vida mediterráneo, además, no solo se centra en la alimentación, sino que incorpora la actividad física, la comida en grupo, la comida tradicional y el descanso, como elementos igual de importantes para vivir nuestro día a día de la manera más saludable.

Si necesitas ayuda para comenzar una vida saludable, te cuidaré de la mejor manera para que puedas conseguir todo lo que te propongas. Cambia tus hábitos alimenticios y sigue las mejores rutinas de entrenamiento para sentirte mejor tanto por dentro como por fuera.

Author: Maca Kurkilla Nutricionista

983 280 893